«

»

Opinión de Enrique Sánchez, director de Operaciones Autocars NIKA, S.L.

Nika Enrique Sánchez Hitar_01Tarragona, cruceros; retos y oportunidades

Se inicia el periodo más turístico del año y, por tanto, una nueva temporada de cruceros que fondearán en las aguas de nuestro puerto. Este año 2016, se prevé la llegada de 22 buques, 4 más de los programados inicialmente, y más de 14.000 personas tendrán la oportunidad de visitar Tarragona y su área de influencia. Este hecho representa un incremento notable respecto al pasado 2015 en el que nos visitaron 12.227 pasajeros y que a su vez también significó un éxito respecto del año anterior, en concreto pasar de los 1.887 visitantes en el año 2014 a los previstos este año, muestra un aumento de más del 700% en dos años. Se ha pasado de ser un puerto con una presencia casi testimonial de cruceristas, a ser una alternativa dentro de un mercado tan maduro como éste.

Transformar todo este potencial de desarrollo y consolidarlo nos obliga a plantearlo como un reto, pero no como un reto grande y abstracto, si no como desafíos pequeños y concretos que podemos batir y superar con éxito.

El primer desafío de todos, superar localismos y luchas personales que nos restan fuerzas y credibilidad en el exterior ya que la comunidad portuaria de Tarragona, no es tan solo de Tarragona, alcanza allá hasta donde tenga un servicio que prestar y un cliente que ganar, sin ensombrecerse ante vecinos, por grandes que estos sean y conseguir que esta cercanía sea una virtud.

El segundo desafío, ofrecer al cliente de cruceros lo que éstos nos demandan, los horarios comerciales son una herramienta para conseguir satisfacer las necesidades de los clientes, no un obstáculo que nos reste posibilidades.

El tercer desafío, disponemos de un aeropuerto con capacidad para operar vuelos internacionales y una estación de AVE a menos de 15’ de los muelles y terminales, además de conexión directa a las autopistas y autovías AP-2; AP-7; A-7 y A-27.

El cuarto desafío, no es ser los más grandes, pero sí los mejores; excelentes en cubrir las expectativas de los clientes, ofreciendo productos turísticos atractivos y de calidad, a precios competitivos; excelentes en conseguir que los beneficios que genera el turismo de cruceros alcancen a todos los rincones del territorio, a la vez que mostramos a los cruceristas las excelencias de este territorio, en patrimonio cultural, patrimonio inmaterial (gastronomía, enoturismo) y oportunidades de ocio familiar y grandes complejos turísticos.

Este cuarteto de desafíos, no es único ni excluyente, faltan todos y cada uno de los pequeños retos que seamos capaces de plantearnos personalmente en nuestro día a día y que ayuden a conseguir el objetivo final de asegurar el Port de Tarragona, como una escala de cruceros primero y finalmente nos consolidemos como Puerto Base. Tenemos la certeza de estar en el buen camino, la evolución del número de barcos y pasajeros así lo confirma, los proyectos de ejecución inminente como el dique de Prats y el desarrollo piloto de un Puerto Base garantizan la continuidad y viabilidad del proyecto.

Debemos perseverar en el trabajo diario y seguro que conseguiremos nuestros objetivos.